Matrimonios a Prueba de Todo

pixabay_com

Nosotros no podremos cambiar a nuestro conyuge al menos que ella o el se exponga ante Dios.

Estamos convencidos que las cosas van a cambiar si la otra persona cambia y no es así, no se puede hasta que dejamos que Cristo tome el control de nuestra vida.

Vemos las cosas mínimas de nuestra pareja y los pleitos aumentan, la paz se acaba, el amor se termina y empieza magnificar los errores tales como “tu siempre eres igual” “tu ya no cambias”… y empiezan a pensar que el matrimonio ya no debe funcionar.

.::Clic en Play::.

Elije tu dispositivo:          |     |